lunes, 22 de abril de 2013

Flor


En un jardín de flores me encontraste.
Era la rosa más débil de todas
pero me cuidaste y me hice fuerte.
Fueron tus lágrimas mi agua
y tus palabras mi alimento.
Del frío y del viento me protegiste
y del abundante sol también.
Pasó la primavera y el verano
hasta que llegó el otoño.
Me empecé a marchitar
lenta e irremediablemente.
Te quedaste triste en invierno
pero sabías que volvería en abril,
en el mismo jardín dónde me encontraste.

2 comentarios:

  1. Sheila! Este poema es increíble, en serio, sigue así, lo estás haciendo muy bien! Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ali!!! Besos para ti también!! :)

      Eliminar

Gracias por comentar!! :)